TERAPIAS DE SANACION

NOTICIAS Y ARTICULOS DE INTERES

El creador de la sanergia

Alessandro Di Masi Alessandro Di Masi es el creador de Sanergía y el fundador del Centro de Investigación Bioenergética.

Read More

Conexión Sanergética: regresando a la raíz

Los seres humanos vivimos atormentados por diversas causas.

Read More

Sanergia y la conexión sanergética

Sanergía, la nueva evolución de la terapia vibracional,sin más, sin largos tratamientos.

Read More

Es la ciencia centrada en las energías del cuerpo humano (bioenergía) siendo el mecanismo para guiar a las personas hacia la salud a través del mundo atómico, subatómico y cuántico, llegando a la completa sanación Alessandro Di Masi es considerado una de las grandes referencias en el campo de la medicina vibracional, tanto en España como en Europa.sanergia

Para conocer más ampliamente las disciplinas y los logros de la Sanergía hemos hablado con este maestro, que nos cuenta porqué todo el mundo puede fácilmente practicarla. Para comenzar, Di Masi asegura que estamos «desconectados» de nuestro principal manual de auto creación, el Diseño Original, es decir, lo que él mismo define como el Gran Plan Individual, es decir, el destino que hemos elegido y que nos hemos reservado cada uno de nosotros, un plan arquitectural en el que nos hemos auto creado.

Todo ser humano nace de la unión de una gotita de semen con un óvulo. Para que el feto pueda desarrollarse como ser humano ?y no como un animal- necesita la conexión con la fuente provista de la justa información que le dé instrucciones de cómo crear pequeños ojos, pequeños dedos, manos etc.

En un determinado momento esta «conexión» ordena el suicidio de algunas células, lo que permite la separación de los dedos, brazos? y, en pocas semanas, el feto toma la forma humana.

 

Durante el embarazo, el cerebro del bebé recibe continuamente información creativa y utiliza el 70% de su capacidad cerebral. En un determinado momento, nuestros padres, abuelos, maestros, amigos, colegas etc. nos re-educaron, nos desconectaron de la Fuente y nos conectaron con la estupidez humana, simplemente por el hecho de hablarnos.

 

Cuando el niño es pequeño le enseñan a hablar: «Cariño? dí papá, dí mamá, esto es blanco, esto es negro, caliente, frío, bueno, malo?». Es como si le grabaran e implantaran un CD, un chip o un implante que contiene la única información que quieren que conozca. Sigue después la influencia de otros familiares, niños, maestros, curas, médicos, amigos, la pareja y todos le enseñan sus opiniones. Al final, el niño se queda con un conjunto de información tendenciosa proveída por toda la gente que encuentra en su vida.

 

Según la ciencia académica, el humano usa una parte muy limitada del cerebro.

El hombre utiliza el 13% y la mujer el 18% de su capacidad cerebral, es decir, la parte que necesitamos para comunicar y aprender a través de la palabra hablada y escrita. En comparación con los animales sabemos que el mono utiliza el 40% de su capacidad, el perro 54%, el cerdo 39%, el gato 69%, el burro 71% y la vaca 74%.

Somos los últimos en la cadena animal, no funcionamos serenos como los animales, vivimos con miedos e incertidumbres, construimos o destruimos el planeta buscando algo, necesitando algo que no sabemos ni qué es? ignoramos. Toda enfermedad es causada por esto: la ignorancia. Fuente de información Nos han enseñado a razonar de manera lineal, buscando una lógica en cada cosa, pensar en dos o tres dimensiones. Pero? ¿cuál es la información que buscamos a lo largo de nuestra vida? Todo el mundo habla de encontrarse a sí mismo. La verdad está en nuestro diseño original, pero ¿qué nos queda de ello? ¿Dónde está memorizado el plan divino? Nadie nos ha enseñado a conectarnos con nuestra fuente de información. En realidad, el ser humano vive la vida que conviene a los demás. Religiones, cultos, doctrinas y dictadores le han creado un estado de dependencia. Necesita constantemente a los demás para miles de cosas. Nadie se imagina poder vivir una vida propia y sentir sensaciones o vibraciones puramente suyas, sentirse informado y protegido por otra fuente de información que no sea la humana. Trabajé once años en Oriente como organizador de viajes de aventura y encuentro más lógica la filosofía oriental. Dado que en meganaciones como India, China etc. poca gente hace estudios superiores, están más «conectados», más cerca del mundo espiritual y animal. Son fundamentalmente kármicos, saben que han elegido su destino y sus padres. Seamos realistas, sólo los cristianos no creen en la reencarnación y apenas representamos el 17% de la población mundial. Una de cada tres personas en nuestro país muere de cáncer, en comparación con el 1 de cada 54 en Asia. ¿Qué mata más, nuestro orgullo o nuestra educación judío-cristiana? No es ningún secreto que somos mamíferos. La diferencia es que los humanos vivimos con dos sentimientos: amor y odio, una cosa me gusta (amor) o no me gusta (odio). Los animales no conocen odio, rencores, venganza, orgullo, vergüenza, culpa… viven con dos sentimientos: amor y supervivencia. Aunque no saben exactamente qué es nacer o morir, su conexión les protege cuando está en juego su supervivencia.

Lo definimos como instinto de supervivencia. Sólo se enfadan cuando su vida o su salud están directa o indirectamente amenazadas o cuando intentamos mandarles en una dirección que ellos instintivamente no creen oportuna. Por lo tanto, la Conexión Sanergética te re-conecta con esta fuente de información prevista especialmente para tí, tu propio diseño original. Te darás cuenta del estado elevado que es vivir en la 4ª y 5ª dimensión, de no pensar como un humano, de ser más intuitivo, telepático, ver a través de la gente, discernir entre lo bueno (lo necesario, el tiempo disfrutado) y lo malo (lo inútil, el tiempo desgastado), de tener menos orgullo, de amar más, de no tener que opinar, juzgar o criticar para parecer inteligente. Qué fácil es la vida sin tener que justificar cada cosa que pensamos o decimos. Es un nuevo estado de consciencia, más encima de la limitación humana. Con la Conexión, los sanergistas ponen en marcha un enlace de energías sanadoras y correctoras que actúan en un orden y en un tiempo indeterminado. Para unos, el despertar empieza en la camilla; para otros tarda unos días o pocos meses, actúa de manera sorprendente, despierta en muchos sus capacidades de videncia, telepatía, sanación y auto-sanación. Nunca nadie ha sido perjudicado por estas nuevas frecuencias y nadie nunca pidió de deshacer su Conexión. Es un gran despertar y se hace una sola vez en la vida. Autosanación Cualquier cosa desagradable que nos pueda pasar causa un trauma que almacenamos en el cuerpo físico. Cualquier pelea crea un tumor a los dos partidos. Un insulto, un accidente, un despido, una pelea, una ruptura? afectan a tu cuerpo físico (la tercera dimensión). Lo experimentado se expresará a través de dolores, depresión, odio, rabia, rencores, frustración, cansancio extremo, desesperación? Todo causa tumores (lee el libro «La Medicina patas arriba») que el cuerpo es capaz de autosanar hasta un determinado punto.

Una vez conectado, todas estas cosas no afectarán más tu salud, sino que la memoria del hecho se almacenará en el «campo». No pierdes ni la experiencia ni la memoria. Se queda almacenada allí para cuando la necesites. Vivirás en un estado de serenidad con capacidades de (auto) sanador. Pocas cosas conseguirán afectarte. Bastan dos sesiones de Sanergía. La Conexión es un paso determinante. Te re-úne con tu Ser Superior, con tu Mente, con el Campo, te sintoniza con la energía del Universo. Tu Mente no está en tu cerebro. En el Campo están almacenadas todas las Mentes. Puedes conectar con tu Mente y con todas las mentes que viven en este planeta. Hablamos de capacidades telepáticas, de captar la verdad, de vibraciones, no de palabras. Hablando no decimos la verdad, jugamos un papel. Dijo Buda que cuando hablamos, somos hipócritas. Pregúntate por ejemplo: ¿Con qué tono de voz hablas a tu pareja? ¿Y con qué tono a tu hijo pequeño? ¿Y a tu jefe severo? ¿Y a la abuelita? ¿A tu mamá, tu mejor amigo, tu colega de trabajo? Cambiamos de tono cada vez. Todo es una gran comedia. No somos auténticos, hablamos a los demás como pensamos que ellos creen que tendríamos que hablarles. Qué complicado, ¿verdad? Ahora imagínate que no somos capaces de hablar, sino que la persona que tenemos en frente comprende lo que queremos, opinamos, deseamos y pensamos simplemente mirándonos. Todo esto simplemente captando su vibración, su energía. No sería más posible mentir. Como por el miedo: se capta y se huele, la mentira se detecta, tendremos que ser más honestos, automáticamente el vivir sin hablar rendiría la raza humana más honesta. Elevaríamos la vibración, la calidad del planeta.

O visto de otra manera: no sería más fácil si tú supieras en cualquier instante lo que la persona que tienes en frente piensa de tí o cuál es su intención, deseo etc. ¿No sería todo más fácil y honesto? Perderíamos menos tiempo con gente incompatible o contraria a nuestros proyectos. Durante mis conferencias hago experimentos con todo el público y se dan cuenta de que realmente tienen capacidades sanadoras. Además, toda la gente de la sala hace una sanación a otra persona. Asombroso, me encanta cada vez cuando lo hacemos. El hecho de haber tenido un derrame cerebral me llevó a comprender estos mecanismos y ahí empezó todo. Me quedé paralizado, mudo, sordo, casi ciego y me di cuenta que, concentrándome un poco, podía ver, oler, oír y captar los pensamientos de la gente. Es increíble lo que podemos hacer cuando lo creemos. No hay límites en nuestra capacidad cerebral. Sin embargo, no sabía que existía bioenergía o medicina vibracional. Visualizaba una forma de vida ideal y todo se puso en marcha solo. No lo acepté cuando los médicos me dijeron: «Señor Di Masi, tendrá que acostumbrarse a la idea de que probablemente pasará el resto de su vida en esta silla a ruedas». Tres semanas más tarde hablaba y caminaba. Una amiga francesa (Jocelyne van Leest) me enseñó todo sobre bioenergía. Vivía justamente con y como los animales en el bosque. Tenía una biblioteca impresionante con todos los autores espirituales. Durante 14 meses de convalecencia pasé mucho tiempo leyéndolos todos. He sido miope toda la vida. Desde niño llevaba gafas estilo culo de vaso. De un día a otro recuperé la vista. Hoy veo perfectamente sin gafas. Sin embargo el oftalmólogo todavía mide 6,8 y 3,5 de dioptría? La ciencia no lo puede explicar. Me miden el oído: todavía tengo el 70% de sordera. Sin embargo durante las conferencias comprendo las preguntas que me hacen desde el fondo de la sala… Gracias a Sanergía nos damos cuenta de que nuestro cuerpo tiene capacidades de auto sanación y de auto corrección. Puedo oír observando los labios de la persona y sintiendo la vibración del ambiente algo que hace que se forme algo que yo pueda comprender. Lo mismo pasa con la vista: veo lo que quiero ver. Aunque sea deformado el ojo, la conexión hace que el cerebro lo corrija como un lector de CD corrige la parte dañada de un disco. Cada conectado te contará en qué le benefició su conexión dado que somos únicos y tenemos distintas prioridades. Cuando ves que siempre funciona, no dudas en demostrarlo durante una conferencia.

Esto te permite que la gente comprenda y por eso crea que existe realmente algo más. En los diez primeros minutos del curso nivel I los alumnos se dan cuenta del poder que sale de sus manos y los últimos cinco minutos del nivel 2-3 son alucinantes. En pocos años, Di Masi se ha convertido, así en uno de los maestros espirituales más conocidos de España. Donde habla se llenan las salas. Ha dado conferencias en todas las ciudades importantes. Además, enseña a todo el mundo su técnica de sanación y su filosofía. Esto es, según su opinión, porque en nuestro país, hay un gran despertar, una gran necesitad de confirmar el hecho de que los españoles saben de los cambios de frecuencia. La gente está cansada de estar desinformada. Todo lo que pensaban, lo ven confirmado en Internet. En mis conferencias también acude la gente que nunca se atrevió a hablar de estas cosas con amigos y familia. Hoy, el 50% de los jóvenes acuden a terapias naturales y confían en las alternativas (encuesta del periódico El Mundo 2005).

 

Acuden a los cursos también médicos, paramédicos y sanadores de todo tipo de formación dándose cuenta de que la solución de los problemas de salud no siempre está en las pastillas. Revistas como Discovery Salud han probado científicamente que el cáncer no se cura con químio o radioterapia, y se dan cuenta de que los sanadores vibracionales obtienen prácticamente siempre la curación. Los jóvenes médicos se encuentran atrapados en la armadura oxidada que es la jerarquía de la mayoría de los hospitales; continua jugando su papel al servicio de la industria farmacéutica y la petroquímica. Sin embargo, vemos que siempre más hay más médicos académicos que son Sanergistas. No estoy en contra de la Medicina Académica actual. Al contrario. Mi hija es médica y apoyé sus estudios. Nos intercambiamos experiencias y consejos. Tengo amigos médicos que nos mandaron unos casos incurables porque ?ellos también- son sanadores y desean que el paciente se sane; creo más en una colaboración. Vemos como en la República Checa, Suecia y Alemania el cuerpo médico tiende a convertirse en un equipo de técnicos, mecánicos, cirujanos, reparadores del cuerpo humano, auténticos artistas de la reparación y recreación física; el resto se debe formar a un cuerpo de sanadores holísticos que no curan con pastillas. Los fármacos son útiles para aliviar síntomas, no eliminan causas, no curan, sólo engañan al cerebro.

 

Equilibrio de energías Los Sanergistas equilibran las energías del cliente activando sus capacidades de sanador y auto-sanador. Los sanergistas que formé explican al cliente qué hecho o relación causó la enfermedad, el trastorno, el desequilibrio para evitar que se repita. La curación está en comprender, aceptar y tener fe. ¿Por qué deberíamos esperar a que la Ciencia nos pruebe por qué una cosa funciona? Últimamente ha bastado una sola consulta para sanar a una mujer que se lo estaba pasando mal desde los 16 años, y una conferencia (sin sesión) para liberar a alguien de leucemia y otros de cáncer. En solo asistir a la conferencia se pone en marcha un sistema de autosanación al comprender que nuestro cuerpo forma parte de nuestros pensamientos por lo que, al comprenderlo, ponemos en funcionamiento una nueva dinámica energética. En cuanto a la definición de Sanergía, es una filosofía, sabiduría, un salto cuántico en concienciación. Con religión sólo tiene en común que la fe y el confiar crean el resultado.

Fe no es rezar cada día. El hecho que uno cree necesario rezar cada día, revela que no tiene fe? En todas las religiones del mundo encontré esta frase: Dios te creó a su imagen. Entonces somos creadores. Fe es simplemente tener fe en el Dios que eres tú mismo. Fe es lo que crees y lo que crees creas, continuamente. Somos energía y nos creamos con energía. Tu cuerpo y tu vida actual han sido creados por todo lo que has creído y pensado en toda tu vida. Eres tu pasado. ¿Quieres conocer tu futuro? ?Tu futuro es la convicción que tienes en este momento. Un hombre sin objetivo es un hombre muerto. ¿Cuál es tu sueño? Ponlo en marcha, ahora, crea tu objetivo, ve a por ello y serás inmortal. Si no consigues realizar tus sueños es porque estás demasiado ocupado en realizar los sueños de otras personas. ¿Qué estás creando? ¿Cual es tu objetivo? ¡No responder «Ser Feliz»! Esto no es un objetivo. ?Ser feliz? es el camino hacia el objetivo. Cuando se trata de su trabajo un científico debe distanciarse de religiones, creencias, doctrinas, cultos etc. Un científico no tiene el derecho de creer en Dios, para progresar debe aprender de experiencias y experimentos, aceptar cuando algo funciona. No tiene que invocar a Dios, sino que debe responsabilizarse de todos sus actos, concienciarse. En cuanto a la combinación de Ciencia, Medicina y Espiritualidad, cada vez van más unidas. Espiritualidad no significa culto o religión, significa creer en algo que no se ve, que somos parte de algo más que aún no podemos explicar científicamente. Es física cuántica, la ciencia de las infinitas posibilidades y probabilidades, no tenemos que excluir nada por razones religiosas, fanatismo o negacionismo académico. Para mí, un electricista hace un trabajo espiritual: trabaja con algo que no se ve, es energía y se ven los resultados al manipularla. Es un trabajador de la luz.

 

Así somos los Sanergistas. Compartimos luz, compartimos cada partícula, energía taquiónica, 27 veces más rápida que la velocidad de la luz, la velocidad del pensamiento, de la intención. La luz es la única cosa que se expande cuando se comparte (como con una vela). Tu intención (energía) se une a la energía del cliente; las partículas siguen en contacto aunque estén a miles de kilómetros de distancia. Una persona enferma puede conectarse instantáneamente con su Sanergista, recibir información curativa conectando con su Mente, sin que los dos salgan de alguna manera perjudicados por ello. Luz es energía y manipulando la energía, equilibramos a cualquier persona. El 70% de nuestros clientes no sufre de ninguna patología. Vienen a buscar su yo oculto, su fuerza, su Ser Superior. Con la física quántica, no excluimos nada. Albert Einstein es considerado el «Personaje del Siglo XX». Ésta fue su frase preferida: «Si intentamos explicar todo con lo que ya sabemos, no progresamos». En nuestras consultas vemos milagros cada semana. Según la ciencia y el Vaticano hubo en Lourdes 63 milagros oficiales en vez de los miles que realmente tuvieron lugar. En cada autobús o tren de turista que volvía a casa de los viajes de mis agencias de viaje había al menos un «milagreado».

Todos podemos aprender los gestos que hacían Jesús y otros sanadores de la historia obteniendo los mismos resultados. Milagros son hechos científicos inexplicados. La Mente dirige la materia. Lo que crees, creas. De aquí treinta años alguien escribirá un libro en el que se explicará científicamente qué nuevas frecuencias llegaron en le 1989. Hasta entonces tendremos que continuar practicándolo para que puedan estudiarlo y explicarlo. Durante sus habituales conferencias, Di Masi afirma que desprograma definitivamente el cáncer a todo el público, siendo ésta una afirmación muy fuerte, aunque él explica que la enfermedad es un estado de «ignorancia»; Allí informo. Explico cuáles son los detonadores. Cinco minutos de concentración en la conferencia y después es imposible morir de cáncer.

Es un proceso de concienciación. La gente que viene a mis conferencias participa en los experimentos que hago con el público. Además, es un primer curso introductivo gratuito de Sanergía. Nuevo enfoque En cuanto al aprendizaje de Sanergía, Giorgio Mambretti, escritor y discípulo del Dr. Ryke Gerd Hamer, afirma que se podría enseñar un nuevo enfoque de la medicina en solo cuatro días en cualquier universidad. Esto vale por Sanergía y lo que enseñamos. En sólo cuatro días, el participante domina las cuatro fórmulas: Sesión de Sanergía, Sanación Sanergética, Sintonización Sanergética y Conexión Sanergética.

 

Todo el mundo puede aprenderlo, no hace falta ninguna formación o ritual previo. Son amenos, sencillos y te enseñan una profesión que puedes practicar hasta después de tu jubilación. Sanergía hace por la gente que busca algo más en su vida. Estoy sorprendido de lo que hemos experimentado en estos últimos años en cuestión de equilibrar energías y experimentar sensaciones nuevas. Sólo hay que estar dispuesto a recibir y permanecer alerta a los cambios. Todo se puede curar y todos sabemos hacerlo. La enfermedad es ignorancia. Gracias al nuevo enfoque de la sanación, el número de camas en los hospitales de Suecia pasó de 134.000 a 29.000 en tres décadas.

 

Para obtener el mismo resultado en la Península Ibérica necesitamos al menos cinco mil sanergistas. Mueren inútilmente cada día en España más de mil adultos y niños que hubieron podido ser salvados si Sanergía fuera más conocida. Debemos enseñar un nuevo paradigma, una nueva manera de comprender la sanación. Una gata se sana comiendo hierba en el jardín. ¿Quién se lo ha enseñado? ¡Nadie! Su conexión la guió hacia la vibración de esta determinada planta. El programa está en su diseño original. Unas 289.800 personas murieron en el tsunami del 2005. Sólo se hallaron los cadáveres de unos 1.500 animales. ¿Cómo sabían que tenían que irse? Miles de peces nadan en la misma dirección. De repente, todos a la vez, giran a la izquierda. Sanergía se mueve y sana a la velocidad de la luz y a través del espacio tiempo. ¿Cómo funciona esto? Está en tu diseño original.

 

Todo se puede curar y todos sabemos hacerlo. La ciencia y la medicina hablan, opinan, juzgan continuamente desde hace trescientos años cambiando continuamente sus justificaciones y teorías. Conectados y Sanergistas han aprendido que la verdad está en el escuchar vibraciones y no en el hablar, juzgar u opinar. Para escuchar, no necesitamos orejas, la verdad está a tu alcance escuchando el silencio, meditando, captando frecuencias, esto es Sanergía: «Encontrarse a sí mismo y a su equilibrio físico, mental y espiritual».